fbpx

Inversión A Prueba De Recesión Parte 3: Riesgos Con Los REITS!

Inversión a prueba de Recesión: Tercera entrada de nuestra serie

La semana pasada nos medimos contra las acciones de dividendos y vimos cómo, en comparación, nuestro modelo no solo es a prueba de recesión, sino que ofrecemos una garantía adicional para cada una de nuestras propiedades de Philanthroinvestors (PI), llegando a la conclusión de que no existe una protección como esta en la bolsa de valores o acciones que paguen dividendos.

Pero sabemos que hay más opciones en el mercado y que cualquier inversor responsable evalúa más de una, por eso hoy hablaremos de otra inversión común: REIT (Real Estate Investment Trust) y cómo, nuestro modelo es mucho más atractivo no solo en un escenario normal, pero en uno donde hay una recesión.

 

“Un fideicomiso de inversión en bienes raíces (REIT) es una empresa que posee, opera o financia bienes raíces que generan ingresos.

 La mayoría de los REIT tienen un modelo comercial sencillo: el REIT arrienda el espacio y cobra las rentas de las propiedades, luego distribuye esos ingresos como dividendos a los accionistas. Los REIT hipotecarios no son propietarios de bienes inmuebles, sino que los financian. Estos REIT obtienen ingresos de los intereses de sus inversiones.

Para calificar como REIT, una empresa debe cumplir con ciertas disposiciones del Código de Rentas Internas (IRC). Estos requisitos incluyen poseer principalmente bienes inmuebles que generen ingresos a largo plazo y distribuir los ingresos a los accionistas.”

James Chen – Investopedia.com

Fuente: listenmoneymatters.com

 

La razón más común por la que alguien invertiría en este modelo es que los ingresos provienen de bienes raíces (que se considera una de las inversiones más seguras) y al ser administrado por una empresa, no hay dolores de cabeza y es una inversión muy líquida en la que puede vender sus acciones si necesita el dinero inmediatamente.

Es muy similar a los dividendos en términos de frecuencia y porcentajes de retorno, con la mejora de que el 90% de su base imponible es en forma de dividendos de los accionistas, lo que significa que están obligados a pagarlos a sus inversores por ley, por lo que no pueden arbitrariamente detener este pago cuando lo deseen, en comparación con el modelo de pago de dividendos que discutimos la semana pasada.

En comparación con otros tipos de inversiones, un REIT puede ser víctima de riesgos específicamente asociados con la propiedad. Es decir, si alguien invierte en un REIT con una cadena de tiendas de alquiler de películas, su inversión podría verse afectada si los centros comerciales o los alquileres de cine en casa pasan de moda. (Sí, algunos de nosotros todavía extrañamos la era de Blockbuster).

Entonces, antes de invertir en un REIT, es necesario investigar y considerar una variedad de factores en el mercado inmobiliario, como tasas de interés, cambios en las leyes fiscales, deuda, valores de propiedad y geografía. Otros REIT pueden cobrar tarifas de transacción y administración aún más altas, lo que resulta en pagos bajos para los accionistas. Sin mencionar que estas tarifas están ocultas en la letra pequeña, lo que requiere que dedique mucho más tiempo a leer detenidamente la letra pequeña para obtener más información sobre si este modelo le conviene.

Es, en definitiva, un mercado volátil que es líquido y puede diversificar la cartera de un inversor, pero requiere mucha investigación y conocimiento del mercado y las tendencias para comprender los factores que afectan los precios de un REIT en un corto período de tiempo. Y en un escenario de recesión donde muchos elementos pueden jugar en su contra, puede que no sea la mejor opción.

En comparación, el modelo Equity & Help comparte muchas similitudes en los beneficios, pero se separa de la dependencia de factores especulativos al usar una premisa mucho más simple.

Dado que cada casa fue comprada a su precio más bajo por Equity & Help asumiendo primero el riesgo antes que el PI, hay muy pocos factores en el mercado inmobiliario que puedan afectar el porcentaje de rendimiento una vez que la propiedad comienza a producir rendimientos. Y como son casas en zonas rurales que necesitan arreglos y (que nuestras familias calificadas para el programa están capacitadas y dispuestas a hacer) no hay tendencia que pueda hacer que este modelo “pase de moda”.

En segundo lugar, como cada uno de nuestros PI es dueño de sus propiedades y nosotros somos sus fideicomisarios, informaremos mensualmente cada acción y cada pago realizado por las familias que optan por comprar sus viviendas. En caso de retraso, acuerdo de pago o desalojo, le consultamos y asesoramos en cada paso.

Y, finalmente, no solo en nuestro material promocional sino también en las presentaciones y conversaciones, somos absolutamente sinceros, prometiendo rendimientos netos entre el 8 y el 12 %, junto con otra serie de escenarios realistas que ayudan a nuestros Philantroinvestors a comprender la realidad de nuestro programa de ingreso. sin necesidad de utilizar letra pequeña, tender trampas o utilizar tecnicismos en cualquier parte del camino para poder facturar al inversor más comisiones.

Todo esto mientras genera flujo de efectivo, este recurso escaso en tiempos de recesión con el beneficio opcional de comprar garantías que protegen su inversión.

En nuestra próxima entrega nos compararemos con el modelo inmobiliario tradicional.

¡Nos vemos la proxima semana!

More articles