fbpx

¿Sobrevivir a la Inflación? ¡Sabemos cómo hacerlo!

Una vez terminamos con el tema de la Recesión en la serie pasada, que abarcó 5 semanas de publicación, consideramos que sería idóneo hacer algunos boletines más ligeros, como el de la semana pasada antes de una nueva serie. ¡Pero vaya si nos hemos equivocado!

Nada más abrimos la puerta a enviar sus sugerencias e inquietudes, hubo un tema que no dejó de repetirse en muchos de sus correos: Inflación. “¿Cómo evito que la inflación se coma mi retorno neto, si invierto con ustedes?”. Y aunque es una pregunta que podemos responder fácilmente en cada presentación, muchas veces debemos ser concisos en la respuesta puesto que muchos de nuestros prospectos a inversionistas tienen una agenda ajustada.

La respuesta simple sería que se necesita un cambio de mentalidad, ya que muchos fuimos condicionados a un pensamiento de acumulación del dinero, que  es completamente opuesto al de cualquier banco. Y tanto si conoces nuestro modelo y has recibido nuestros boletines como si no, te recordamos que el modelo de Equity & Help hace que nuestros Filantroinversores (FI) hagan dinero como lo hacen los bancos

Así que decidimos embarcarnos en un nuevo viaje: Una nueva serie en forma de trilogía, y esta es la primera parte.

Y como de costumbre, antes de adentrarnos en gráficos, comparativas y cálculos, comenzaremos por aclarar las definiciones básicas para preparar ese cambio de mentalidad que mencionamos.

Andrés Sevilla Arias de economipedia.com define la Inflación como:

“Es un fenómeno que ocurre en casi todos los países, de hecho, los bancos centrales siempre tratan de que en su país haya algo de inflación, normalmente entre el dos y el tres por ciento.

Si no hubiera inflación, los precios bajarían (deflación), que es el temor de cualquier responsable económico de un país. La deflación puede ralentizar el consumo y el crecimiento económico. Pudiendo, además, derivar en una espiral deflacionista con terribles consecuencias para la economía del país.

La inflación es uno de los aspectos más importantes en el estudio de la macroeconomía y en la política monetaria de los bancos centrales. Por ejemplo, el principal objetivo del Banco Central Europeo (BCE) es conseguir la estabilidad de precios, manteniendo una tasa de inflación del 2% anual.”

Por lo que los puntos clave de las inflaciones son:

  • Es la tasa a la que aumentan los precios de los bienes y servicios.
  • Los índices de inflación más frecuentes son el índice de precios al consumidor y el índice de precios al por mayor.
  • La inflación se puede ver positiva o negativamente según el punto de vista individual y la tasa de cambio.
  • A aquellos con activos tangibles, como propiedades, les puede gustar ver algo de inflación, ya que eso aumenta el valor de sus activos.

(Sí, luce bonito. ¡Pero no lo es!)

Así que la inflación no necesariamente significa que es el monstruo de la película; Ese dragón en la torre que el héroe debe vencer, sino una circunstancia con la que hay que aprender a vivir, y superarla a través de una planificación inteligente. Tal como en el caso de la recesión. 

Los “expertos financieros” consideran que te estarías retirando a la edad de 65 años o más, así que cuando añades 30 años más a eso, esencialmente tendrías 95 años y se espera que, según las expectativas de vida, morirías para ese entonces.

Así que si la gran mayoría de planificaciones financieras están hechas con la expectativa de que vivirás hasta tus 90 años, quizás 95 o más. Esto contiene de manera inherente algunas dificultades y problemas. La principal siendo la mentalidad de acumulación  de capital cuando existe la inflación.

Acumularás suficiente dinero para que haya un nido de ahorros que te ayude a llegar y atravesar tus noventa años, y para ese entonces se habrá acabado. 

Y la razón por la que pusimos entre comillas el término de “expertos financieros” es que mucho más del 80% de estos solo deben atravesar un curso breve que les permita tener licencia para vender productos regulados por la SEC  (Comisión Nacional del Mercado de Valores de Estados Unidos) o algunos productos relacionados con seguros. En otras palabras, aunque hayan hecho ciertos estudios, no necesariamente significa que tengan más conocimientos que tú.

Ahora, hay un porcentaje muy pequeño de estos asesores que piensan mas alla de lo que han estudiado en esos cursos y lo que le han inculcado sus empleadores. Pocos estudian por su cuenta y descubren cosas como inversores acreditados, inversiones para estos inversionistas acreditados que no están disponibles para el público general, etc etc etc. Y usualmente terminan desconectándose de los medios tradicionales, pues ahora entienden que muchos de una forma u otra están siendo engañados. 

Y parte de ese engaño se debe al factor inflación.

Muchas veces cuando una compañía te ofrece un producto aprobado por la SEC, legalmente puede mostrarte un gráfico que ofrece un porcentaje muy alto de retorno anual, por lo general es un número bastante inflado.

¿Podría conseguirse este retorno anual? Sí. Solo que las probabilidades de que pase son muy bajas, por lo que entonces te mostrarían un número mucho más “realista” basándose en los últimos dos o tres años de la compañía, para entonces decirte que ha crecido mucho más y que es muy fácil de obtener.

Cuando en realidad hemos estado en la carrera alcista más larga del mercado, significando que ha estado en alza por la mayor cantidad de tiempo en la historia norteamericana, lo que eleva una bandera roja, pues sabemos que estas tendencias no se mantienen para siempre.

Y como inversionista, tomando todo esto en consideración, no deberías estar basando tu fondo de retiro en ello para los próximos treinta años. Y si eres joven y para entonces alcanzas la edad de 65, tendrías que pensar en los siguientes 30 años contando con inflación, depreciación, etcétera. 

Puedes sumar que tras cada corte fiscal anual, los gobiernos anuncian que el porcentaje de inflación se encuentra en un número, y que tanto los expertos como cualquier persona con cualquier tipo de educación financiera sabe que la verdadera inflación es del doble de ese número anunciado.

Así como cualquier coleccionista de zapatillas deportivas sabe que las mismas se pudren y deshacen si no tienen uso, lo mismo ocurre con el dinero, metafóricamente.

Si deseas revisitar el ejemplo del dragón como villano durmiendo sobre la montaña de oro en los cuentos de fantasía, la idea de guardar nuestro tesoro en una bóveda por años, hasta que por fin nos retiremos y podamos vivir de ella no solo entra en la misma categoría de cuentos de hadas, sino que nos arrebata el papel del héroe. Estaríamos siendo nuestro propio monstruo al final de la película, sin darnos cuenta.

Tanto el príncipe del cuento, como el coleccionista de zapatillas deportivas (o la figura que más te guste para esta analogía) triunfan en este caso porque cuentan con un recurso especial, y en este caso, intelectual: Conocer el costo del dinero, y por ello lo mantienen en movimiento.

Los bancos y gobiernos que han atravesado todas estas situaciones juegan un juego completamente diferente, gracias a este conocimiento. Y es hacia allá hacia donde se dirige nuestro próximo boletín en esta serie.

¡Nos vemos la próxima semana!

More articles